Saltar al contenido

Los juegos del hambre: Balada de pájaros cantores y serpientes

Esta película; Los juegos del hambre: Balada de pájaros cantores y serpientes; presenta una gran cantidad de ideas, algunas buenas y otras no tanto. Sin embargo, estas ideas no están integradas de manera coherente y satisfactoria en la trama, y algunas de ellas incluso constituyen el núcleo de la historia en sí.

Los juegos del hambre: Balada de pájaros cantores y serpientes

Aunque tiene algunos aciertos, como un tono menos convencional que la saga principal y personajes interesantes en teoría, considero que la película falla en cumplir su principal objetivo: narrar la transición del joven idealista Snow al cruel dictador que conocemos.

En ningún momento siento que estoy viendo al mismo Snow interpretado magistralmente por Donald Sutherland en la saga principal, y no hay una evolución clara que conecte a estos dos personajes, que en mi opinión era el propósito central de la película.

Quizá hubiera sido mejor alejarse del material original, ya que los códigos de un libro permiten mantener una atractiva ambigüedad en la narración y la historia, pero esto no se logra en la película debido a un guión mal escrito, un montaje deficiente y una historia sin concluir. Además, la trama de corrupción moral de Snow se representa de manera decepcionante e inexistente, lo cual es otra falla importante de la película.

En cuanto a los personajes, en general no están bien desarrollados, aunque algunos destacan más que otros. Personalmente, encuentro que el personaje de Lucy Gray es uno de los aciertos, especialmente en los dos primeros tercios de la película. Rachel Zegler hace una interpretación ambigua que le da al personaje un aura de locura al principio y un deseo de conocer más a medida que avanza la trama. Sin embargo, en el último tercio, el personaje pierde fuerza y no se clarifican momentos clave que definen su personalidad.

El personaje de Snow también se destaca por una buena interpretación, a pesar de un guión y decisiones narrativas poco favorecedoras. Siento que faltan aspectos importantes en su personaje, aunque en general, la película no logra mostrar su camino hacia la corrupción moral de manera adecuada.

Sin embargo, lo peor sin duda es el personaje interpretado por Viola Davis, un villano sobreactuado y sin profundidad narrativa. Es predecible y se siente como el típico villano de película que genera rechazo. Aclaro que admiro a Viola Davis como actriz, pero el personaje que le tocó interpretar como maestra de ceremonias de los Juegos del Hambre es vergonzoso.

Por otro lado, el personaje de Hunter Shuffer es simplemente clickbait, ya que no aporta nada relevante a la trama.

No tanto que este personaje necesitaba ser el protagonista, sino que necesitaba más escenas o momentos clave para justificar su existencia.

Parece que su propósito era ser la voz y los ojos del público en las salas y acompañar desde lejos la transición de Snow hacia la corrupción moral. Sin embargo, no se logra establecer un vínculo claro entre ellos, desde una amistad inicial hasta un final donde el público desearía ver a Snow eliminado.

Y ese es el problema principal de la película, que no logra construir una trama focalizada en la necesidad de acabar con Snow. Su ambición desmedida por controlar Pan em y su disposición a sacrificar a cualquier persona en su camino no queda claramente transmitida al espectador.

No siento esa urgencia de eliminar a Snow que debería estar presente al final de la película. El tema del ascenso al poder y la corrupción moral de Snow se aborda de manera sutil e inconclusa, cuando debería haber sido el núcleo central de la trama.

El personaje del presentador de los juegos, interpretado por Jason Schwartzman, aporta un alivio cómico constante, aunque personalmente no me desagrada del todo.

Podría seguir enumerando los fallos que, en mi opinión, tiene esta película, pero creo que es suficiente por ahora. Debo destacar, sin embargo, que a diferencia de otras críticas que he leído, a mí no me parece aburrida y encuentro que resulta bastante entretenida. Sin embargo, para una precuela de un nivel tan alto como esta saga, el simple hecho de ser entretenida no es suficiente.

Los juegos del hambre: Conclusión

En conclusión, «La Película» no logra integrar de manera coherente sus ideas. Presenta person ajes mal desarrollados y no cumple con su objetivo principal de narrar la transformación de Snow. A pesar de algunos aciertos, como el tono menos convencional y algunos personajes interesantes. La película no logra transmitir la evolución moral del protagonista de manera satisfactoria.

Quizá hubiera sido mejor alejarse del material original para ofrecer una historia más sólida y coherente. El guión, el montaje y la falta de conclusión en la trama de corrupción moral de Snow son grandes fallas que afectan la calidad del filme.

Lucy Gray

En cuanto a los personajes, Lucy Gray destaca en los primeros dos tercios de la película, con una interpretación ambigua y una evolución intrigante. Sin embargo, en el último tercio, su desarrollo se diluye y no se explotan momentos cruciales para su carácter.

El personaje de Snow

El personaje de Snow también cuenta con una buena interpretación, a pesar de las limitaciones del guión. Se echa de menos una mayor profundidad y momentos clave que justifiquen su transformación.

Por otro lado, el personaje interpretado por Viola Davis es un villano sobreactuado y carente de profundidad narrativa. Aunque admiro a Davis como actriz, el personaje de la maestra de ceremonias de los Juegos del Hambre resulta decepcionante.

El caso de Hunter Shuffer

En el caso de Hunter Shuffer, su presencia en la trama se siente como un mero reclamo para el público. Sin un peso real en la historia. La relación entre este personaje y Snow no se desarrolla de manera convincente, lo cual debilita su impacto en el espectador.

En resumen, la película no logra transmitir la necesidad de acabar con Snow y presenta fallas en su construcción narrativa y desarrollo de personajes. Aunque resulta entretenida, no alcanza el nivel esperado para una precuela de esta saga.